Lun - Vie : 10:00 - 20:00
Plaza del Conde del Valle de Suchil, 20 28015 Arapiles, Madrid

Test de intolerancias alimentarias

Detalles del tratamiento

En BB&S utilizamos el test de aliento, ya que lo consideramos la mejor prueba para el diagnóstico. El fundamento del test se basa en el análisis del hidrógeno y metano detectado en la respiración. En el colon, los azúcares no digeridos son utilizados por las bacterias allí presentes como alimento, generando hidrógeno como producto de deshecho. Este hidrógeno es absorbido por el torrente sanguíneo y expedido en la respiración. Detectar hidrógeno en la respiración es un indicador de que el azúcar ha entrado en el intestino delgado y grueso no habiendo sido bien absorbido en el intestino delgado y fermentado por las bacterias. La prueba consiste en la toma de varias muestras de aire durante una espiración, una técnica no invasiva y exenta de riesgos.

 

Lactosa

Es un azúcar que se encuentra en la leche, Está compuesta a por dos moléculas de azucares (disacáridos), una de galactosa y una glucosa. Cuando se ingiere y llega al intestino delgado es dividida por una enzima que producen las células del intestino, la lactasa , pues si no es por separado no se pueden absorber. Cuando los niveles de lactasa son bajos, aparecen dificultades para digerir la lactasa en el intestino delgado y puede llegar al colon sin metabolizar. Las bacterias intestinales la fermentan ya en el delgado con la liberación de gases como el hidrógeno, dióxido de carbono y metano, así como ácido láctico.

Sorbitol o glucitol

Sorbitol o glucitol es un alcohol-azúcar que se encuentra principalmente en las hojas y frutos de las plantas de la familia rosaceae (manzanas, ciruelas, membrillos, ciruelas, melocotones y otros duraznos (como los albaricoques). Se usa como edulcorante, espesante y humectante. Es fácil encontrarlo en productos dietéticos, chicles, gominolas y zumos comerciales, medicamentos, bollería industrial, galletas, pasta de dientes, etc. Utiliza la misma proteína transportadora que la fructosa y suele ir mezclado con la fructosa en frutas y verduras, por tanto facilita la no absorción de la fructosa. Los humanos no toleran más de 25 g de sorbitol.

Intolerancia a lactosa, fructosa o sorbible

Cuando hablamos de la intolerancia a lactosa, fructosa o sorbitol nos referimos al conjunto de síntomas asociados a esta mal absorción. Los más frecuentes consisten gases, distensión y aumento del perímetro abdominal, meteorismo y flatulencia (gases), movimientos y ruidos intestinales y en ocasiones diarrea o estreñimiento o ambos alternos. En el caso de la intolerancia a la lactosa, esta diarrea puede conllevar además heces ácidas y puede determinar la aparición de eritema perianal y escozor deposicional. Se puede asociar a náuseas con vómitos y en ocasiones puede agravar el estreñimiento (sobre todo si los pacientes tienen una flora intestinal que produce de forma predominante gas metano).

 

El tiempo de aparición de síntomas entre la ingesta del alimento con lactosa, fructosa o sorbitol y la aparición de los síntomas varia. Desde 15 a 20 minutos de la ingesta hasta las 3 o 4 horas después.

 

Se trata de un síndrome muy frecuente pero que hasta ahora es generalmente mal conocido y valorado por pacientes y médicos.

Fructosa

Fructosa (levulosa o azúcar de las frutas y de la miel) es un azúcar de una molécula (un monosacárido), utilizado en casi todo como edulcorante por su alta capacidad endulzante y menos resultado calórico que la glucosa. Para ser absorbido necesita unas proteínas transportadoras producidas por las células intestinales que a su vez es estimulada por la glucosa; por tanto, que se absorba o no dependerá de la cantidad de proteína transportadora que fabriquen las células intestinales, de la cantidad de glucosa en el ambiente y de la presencia o no de competidores como los polioles ( sorbitol , xilitol) etc.

Pide tu cita